Ruta del Vino: Contraviesa Alpujarra

JESUS BARQUIN Y FRANCISCO RIVAS nos comentan de las características de estos vinos alpujarreños:

Comparten un par de significativos denominadores comunes:

  1. Se trata de empeños personales de granadinos provenientes del mundo rural, al margen de dinastías y de tradiciones familiares.
  2. La directa implicación y control que los propietarios tienen sobre las labores de la vid y de la bodega.

Y además tienen como denominador común el que las viñas están situadas en cotas de elevada altitud (a 1.000 m.) y expuestas a la influencia del Mar Mediterráneo, ya que éste se encuentra a unos 10 kilómetros en línea recta. Las variedades de uva generalmente se cultivan en suelos pizarrosos con unas pendientes que en algún caso dan vértigo“.

La ruta:

La bodega de Barranco Oscuro está a un cuarto de hora de la Alquería de Morayma subiendo hacia las cumbres de la Contraviesa. Es especialmente bonita y con unos de los vinos de la mayor calidad de la comarca y fama consagrada en el exterior. Manolo Valenzuela, su creador, es además un pionero en la Alpujarra granadina en crear vinos especiales y sacar cavas únicos. Ha sido el pionero en abrirse a este campo de los vinos de calidad. Siempre con su ideología de vinos ecológicos (ahora mismo está fomentando ‘Vinos Naturales’) y de cuidad al máximo esta sierra de la Contraviesa alpujarreña, donde está ubicada en el centro su hermosa bodega, y desde donde ha difundido sus influencias (sin querer), como una sonda, produciéndose una repercutiendo en los distintos agricultores y vinicultores de la zona. Todo un precursor en la forma de cultivar la vid y elaborar el vino sin añadidos químicos. Y además su sala de crianza tiene una bóveda, tipo Manet (de ese arquitecto que trabaja tan especial el ladrillo) que encanta. También nos sorprende su filosofía de vida cuando, entre sus copas, conversamos con él. Es un personaje único. Válido como el solo. (Tel: 958 343066).

Muy cerca y un poco antes de llegar a la bodega Barranco Oscuro, nos encontramos con la Bodega Los Barrancos (cuya creación también tuvo que ver mucho Manolo). Esta proviene de una cooperativa que se creó en esta zona Alpujarra-Contraviesa, para así elaborar conjuntamente el vino de esta comarca. La idea tan buena no funcionó, sobre todo por la ‘cooperación’ entre los cooperantes (socios). Cuando se vino abajo se vendió a Peter Hilgard y su mujer Isabel del Olmo, que venían de Alemania a comprar vino a esta Comarca (ellos se dedican a comercializar vinos), y así pasaron a ser dueños de su propia bodega. El autor de estos vinos de calidad es el enólogo Cesar Ortega. Él cuida con esmero la viña, la azufra personalmente las 8 hectáreas y elabora sus caldos a una altura de 1.250 m. Su vino tradicional (desde el año 2000 disfrutamos de él) es el Corral de Castro, también cuenta con otro algo ya más caro. Para contactar con él para una posible visita, sus teléfonos son: 958 76 80 44. movil: 686 38 75 50.

La bodega más grande de toda la Contraviesa (con 30 hectáreas de viñedo) es la de Cuatro Vientos. Francisco Javier Molina Castillo, es el enólogo y director técnico. Y ha sido el que verdaderamente ha mantenido la elaboración de estos vinos, aunque sus dueños hayan cambiado sobre todo últimamente. Y lo ha tenido claro en apostar por unos vinos de calidad. Y con estas viñas, que salga buen vino, creo que lo tiene fácil, pues da gusto pasearse por esos barrancos de la localidad de Murtas. Todos con mucha pendiente. La orografía del terreno en la que se encuentran los viñedos tienen una inclinación y unas vistas asombrosa. Cuentan también con una venta, un restaurante conjunto a la bodega y un museo del vino que se encuentra en la parte superior del hermoso e histórico edificio antiguo y debajo una sala de crianza, toda ella con una solera de más de medio siglo.

Paco,el enólogo, también da cursos de catas.

Cerca de allí, en la encrucijada de caminos de los pueblos de Murtas y Turón, aparece una quesería totalmente nueva y unas cuadras con solera de ovejas, donde se crea el queso de La Venta del Chaleco. Desde esta antigua venta, sale una pista asfaltada que sube al Cerrajón de Murtas. La cumbre más alta de estos parajes, desde donde se divisan unas maravillosas vistas que no quiero desvelar. Merece la pena!

Y siguiendo con el tema, a un kilómetro de Ugíjar está la bodega ‘Dominio Buena Vista‘. Juan Palomar, cirujano en Estados Unidos, exporta sus vinos hasta su país de trabajo. Él lleva ocho años creando y mejorando su cortijo y ha llegado a obtener una superbodega funcional, modernísima y bonita. Dentro de sus 10 hectáreas de viñedo te encuentras con variedades tan especiales como de Chardonnay de origen californiano y chileno y Viogner. Para su visita llamar al 958 767254.

El pueblo cercano de Jorayrátar cuenta con un museo de labranza y costumbres populares de la Alpujarra. En este caso el pajizo (de Ugíjar) creador es un abogado en Madrid (donde allí habrá visitado el Rastro): Pepe Jiménez Tovar ha compuesto los distintos rincones del caserón con materiales del siglo pasado. La escuela, la imprenta, la barbería, todo lo relacionado con la labranza. Sobrecargado. Lo mejor de todo es la mujer que lo enseña.

Otras bodegas nos sorprende la dedicación tan exclusiva de sus propios creadores (aunque se ha comentado que es una de las características de todos los bodegueros esta zona): Son solo ellos los que labran las viñas con sus mulos (y con tractor de cadenas las que están más abiertas), lo elaboran en distintos espacios, los distribuyen, van a venderlo y a cobrarlo. Así está la Bodega García de Verdevique, donde Antonio García y su hijo en el término de Cástaras hacen su trabajo. O también la Bodega Bernardino.

Lo que no tenéis que perderos es el entrar en la Bodega Morayma, que es una maravilla. Podeis alojaros en esta finca agroturística, de 48 hectáreas de agricultura ecológica, que aprovecha que en esta Comarca ha habido siempre vinos (incluso en la época árabe), para tener un par de hectáreas de viñas. Lo suficiente como para comercializar este buen caldo en el restaurante del hotel rural de la Alquería de Morayma, y de un carmen restaurante en el Albayzín de Granada que se llama Mirador de Morayma. Si llegáis a ver la Bodega Morayma, ponerlo en vuestro itinerario, os sorprenderá seguro. Y si coméis, mientras veis desde la terraza las viñas, podreis in situ probar su vino.

Be Sociable, Share!

Diseño y programación: CalixSierra, Contenidos: Carmen Leal, Fotografía: Paloma Brinkmman y Mariano Cruz, Traducción: Miranda Ravetto. Política de calidad