Las Cumbres

La grandeza de esta sierra ya la vemos en un piropo granadino: “Tienes el corazón mas caliente que Sierra Elvira y más grande que Sierra Nevada”. El Parque Nacional de Sierra Nevada, además de ser el mas alto es el de mayor extensión de entre los españoles cubre la mitad de la superficie del Parque Natural, la más especial, la mas alta, sus cumbres. Hagamos un recorrido por ellas para así conocerlo.

Empezando en el oriente por las montañas más bajas, para encontrarnos con las cumbres que superan los 3.000 mts en el poniente. Así de este a oeste, siguiendo el camino del sol, se atraviesan casi 100 km.

Partimos de Montenegro, raramente nevado como su propio nombre indica, por su baja altitud (1.710 mts) y su proximidad al desierto de Tabernas. Tras un collado nos ponemos en la Polarda, primera cumbre de mas de 2.000 mts (2.250 mts). Antes de llegar a su cumbre, al salir del pinar, se divisan con una característica luz azulada, las montañas de Cabo de Gata introduciéndose en el Mediterraneo. En su cara sur, un refugio vivac nos invita a pernoctar. Pasamos a las Torrecillas, un grupo de cumbres que sobresalen de una especie de altiplano. Desde la 3ª, la mas alta, se divisan ya las cumbres de la Alcazaba y el Mulhacén, las más impresionantes pero desde aquí lejanas y pequeñas. Tras cruzar el Rayo (2.420 mts) se llega al Buitre, una caseta de vigía lo delata, esperemos que la contigua y abandonada construcción para el retén de incendios desaparezca para mejorar su entorno.

De esta hilera montañosa (formada también junto al Tajo de la Cruz, la Cumbre, el Cerro Almirez) largas lomas y profundos barrancos bajan hacía el sur hasta que se cortan con el río Andarax, y hacia el norte, escarpados y abruptos tajos descansan sobre los pueblos de las Tres Villas.

El Cerro del Almirez (2.517 mts) es una montaña con forma de pirámide truncada, de un almirez puesto al revés. Verdaderamente el mejor mirador de toda Sierra Nevada, infinitud de líneas contrapuestas quieren definir este macizo. Por el sur suben los alisos y por el norte los arces.

En su collado, en una larga hondonada se sitúa la laguna Seca, la primera de las 42 lagunas que se forman en Sierra Nevada, pierde su agua en verano, de ahí su nombre.

El Chullo (2.610 mts) es él mas alto de la provincia de Almería y el primero de la Granadina. Hunde sus laderas sobre los primeros pueblos del altiplano del Marquesado donde sobresale sobre un cerrete el Castillo de la Calahorra. Esta fortaleza de estilo medieval, cuenta en su interior con un palacete renacentista de balaustradas italianas y mármol de Carrara. Y un cráter de 1.500 mts de diámetro de los derrubios de las minas de Alquife, que extraían a cielo abierto mineral de hierro, explotadas ya desde la época romana.

Por las faldas del Chullo se abre paso el Puerto de la Ragua, 2.000 mts de altura, se ha acondicionado para practicar el esquí de fondo y es paso para vehículos que cruzan la sierra (abarrotado los domingos de invierno por familias que vienen a ver la nieve).

Los siguientes puertos, el del Lobo (2.412 mts), el Collado del Puerto (2.621 mts), el de Jérez (2.873 mts), el de Trevélez (2.798 mts), son también pasos naturales para cruzar a pié entre la Alpujarra al sur y el Marquesado al norte. En la posguerra, en su época estival, eran rutas de los marchantes y estraperlistas. Entre estos puertos sobresale el San Juan (2.788 mts.), la montaña que dibujaría un niño pequeño, paraíso para practicar esquí de travesía, sin peligro de grietas ni aludes.

Y llegamos a los tres mil metros. El Picón de Jérez (3.088 mts) es el que está situado mas al norte, con él termina el altiplano del Marquesado y esa finca del Camarate donde viven los toros sueltos. Da paso al Lavadero de la Reina, una repetición de continuas cascadas llenas de leyenda. También tiene leyenda la laguna de Vacares, situada debajo del Puntal de Vacares (3.129 mts), quizás por ser la mas profunda de todas. Por ella pasaban los condenados a galeras que desde Granada les llevaban al puerto de Almería. Tenían que ascender por la loma del Calvario y la cuesta que aún se llama de los Presidiarios.

La Alcazaba (3.366 mts) es la tercera en altitud, la más inaccesible y, como su nombre indica con aires de fortaleza, es de las más especiales. También impresiona el glaciar que se conserva entre esta cumbre y su vecina la del Mulhacén: la Cañada de Siete Lagunas. Entre la Altera y la Hondera, el agua va discurriendo entre un sinfín de lagunillas. En verano siempre se ven las cabras montesas bebiendo de sus aguas.

Para medir la altura del Mulhacén en el s.XIX el botánico Simón de Rojas Clemente tubo que bajar desde su cumbre nivelando hasta la playa de Castell de Ferro cruzando la sierra de la Contraviesa, a la vez que iba estudiando las distintas plantas que encontraba en el camino. Los militares utilizaron otro sistema, y así se conservan en la cumbre las ruinas donde habitaron mas de un mes para conseguir buenas condiciones de visibilidad y poder observar las luces que emitían desde los montes de Argelia (M’Sabilia y Filhaussen) y la Tetica de Bacares al NE en la sierra de Filabres. Ahora hace 125 años que se consiguió, después de muchos preparativos, realizar un enlace geodésico entre Europa y Africa y así unir mediante los trabajos de triangulación, el mapa de ambos continentes.

Aún está en el recuerdo el intento del Ministerio de Defensa de instalar estos años atrás un radar en la cumbre del Mulhacén. No ha existido en Granada en las últimas décadas una manifestación popular con tanta fuerza como la que paralizó dicha construcción militar sobre la cumbre donde se encuentra enterrado el último rey moro del reino de Granada. El médico montañero Lorenzo Arribas fue un buen precursor en esta campaña. A la vez trabajó en un proyecto para la recuperación de la zona de las cumbres del Poqueíra consiguiendo que no hubiera ninguna construcción (el antiguo Refugio de Félix Méndez), en las orillas de la laguna de Río Seco (3.013 mts) y que se crease el refugio de Poqueíra 500 mts mas abajo.

En las faldas del Mulhacén se sitúa una de las lagunas más grandes de la sierra, la laguna de la Caldera. Diego Martín, en su libro “La Suiza Andaluza” (1.894) nos la describe: “La creencia popular de que dicha laguna está encantada, que comunica directamente con el mar, que se oyen en su seno rumores de cantos extraños, que de sus ondas surgen sombras de almas en pena…”. Lo cierto es que fue la primera laguna que se contaminó debido a su proximidad con la carretera “mas alta de Europa”, como se presumía. La Delegación de Medio Ambiente afortunadamente apostó estos años atrás por su cierre.

En la ladera norte del Mulhacén, en la Laguna de la Mosca nace el río Genil. Estas crestas de mas de tres mil metros separan la vertiente norte, la atlántica, hidrológicamente hablando, de la sur o mediterránea.

En la siguiente cumbre, el Veleta, segunda de mas altura (3.327 mts), en su cara norte un corral tan abierto hace sentir vértigo a cualquier experto que se asoma. Y en su cara noreste comienza el mundo de la estación de esquí. Sus 50 km de pistas ocultan los desmontes sufridos y el encauzamiento del río Monachil para adaptar el terreno a los esquiadores.

La última cima de tres mil metros es el Caballo (3.013 mts), la más meridional de todas. Pero desde este recorrido por las cumbres, donde se encuentran las condiciones ecológicas más excepcionales de toda la sierra, bajamos a otros lugares únicos, algo mas abajo como son los puntiagudos Alayos de Dílar, la pirámide del Trevenque, o los tajos de los Cahorros en el río Monachil.

Be Sociable, Share!

Diseño y programación: CalixSierra, Contenidos: Carmen Leal, Fotografía: Paloma Brinkmman y Mariano Cruz, Traducción: Miranda Ravetto. Política de calidad